10 beneficios de tener gato

Gato

Convivir con un gato tiene muchos beneficios, tanto físicos como psicológicos. Si eres de esas personas que ha decidido compartir su vida con un gato, estás de enhorabuena. ¿Quieres saber cuáles son los 10 beneficios de tener gato? Sigue leyendo, en este artículo recopilamos todas las ventajas.

Vivir con un gato es beneficioso para grandes y pequeños

El simple hecho de interactuar con un gato reduce los niveles de presión arterial. Algunas investigaciones demuestran que las personas que comparten su vida con un perro o un gato tienen signos de una mejor salud física.
Muchos científicos han concluido que las personas que conviven con animales domésticos tienen bajos niveles de colesterol y menor tasa de obesidad. Son beneficios que suelen atribuirse al vínculo emocional que une a las personas con sus perros o gatos.

Hemos recopilado 10 beneficios de tener un gato. Son ventajas tanto para tu salud física como mental.

Decálogo: beneficios de tener gato

  1. Menos probabilidades de desarrollar alergias y asma.¿Sabías que los niños que conviven con gatos tienen menos posibilidades de desarrollar alergias y asma? Un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores suecos concluye que los niños expuestos a los alérgenos de los gatos desarrollan tolerancia inmunológica. Es un efecto especialmente curioso en niños que, por sus antecedentes familiares, están más predispuestos a las alergias.
     
  2. Un gato es un gran apoyo emocional en momentos difíciles. Transmiten calma, disfrutan del momento, los gatos son grandes observadores. Les encanta ver como transcurre la vida sin alterarse. Esa calma puede inspirarte a relajarte, reflexionar, dedicarte momentos y meditar. Seguro que después ves las cosas desde otra perspectiva.
     
  3. Salud mental en buena forma. La compañía de un gato no solo calma el estrés, también mejora tu estado de ánimo. Sirve como distracción positiva para aquellas personas que, además, luchan contra algún trastorno mental, como la depresión. Atender sus rutinas, ser responsables de ellos y mantener la actividad social en aquellos días complicados nos puede ayudar a superar los momentos más difíciles.
     
  4. Las personas que conviven con un gato tienen menor riesgo cardiovascular. Un estudio de 2008 del Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota concluyó que las personas que conviven con un gato tienen menos probabilidades de morir por un ataque al corazón. Tras estudiar a un grupo de casi 4.500 personas durante una década, los investigadores concluyeron que tener un gato reduce hasta un 30% el riesgo de muerte por un ataque cardiaco.
     
  5. Tendrás mejor estado físico. Compartir los juegos y travesuras de tu gato puede ser una buena forma de activarte, por no hablar de las diferentes tareas que su cuidado requiere. Aprovecha para moverte y persigue a tu gato, descubre sus escondites o vuélvete loco de vez en cuando. Cuando a tu gato se le dispara el ánimo, pierde la calma y salta, corre, se frota contra el suelo… ¿te animas a sentir esos arranques de energía?
     
  6. Con la compañía de un gato te sentirás menos solo. Convivir con un gato es la mejor terapia para contrarrestar la soledad. Tu gato estará ahí siempre que lo necesites, te escuchará y buscará tu cercanía. Es tu mejor confidente y un amigo incondicional.
     
  7. Se incrementan tus niveles de bienestar. Los gatos son unos animales muy juguetones y curiosos. Esto les hace protagonizar situaciones que, a veces, son de lo más desternillantes. Así que es muy probable que tu gato te haya provocado más de un ataque de risa. Reír es una terapia fantástica y la mejor forma de despejar el estrés. Por ese motivo, quizás, los videos graciosos de gatos triunfan en las redes sociales. Pero ¿qué mejor que disfrutarlos en directo?
     
  8. Sus ronroneos te ayudan a calmar los nervios. ¿Te has fijado que tu gato tiene la capacidad innata de calmarte? Algunos estudios señalan que el ronroneo de los gatos disminuye el estrés de las personas con las que viven. Con el ronroneo los gatos producen unas vibraciones de entre 20 y 140 hercios. Esta frecuencia se considera muy beneficiosa para un sinfín de enfermedades, por ejemplo.
     
  9. Te motivará a no rendirte nunca. Los gatos nunca se rinden, por algo se dice que los gatos tienen 7 vidas. No importa las veces que se caigan, siempre se levantan y vuelven a intentarlo. Son resilientes y han comprendido que los errores no son un fracaso, sino la oportunidad de perfeccionar la técnica. Seguro que has observado esta capacidad en tu gato y, aunque no lo creas, es un referente para ti.
     
  10. Transmiten e inspiran calma. Podríamos decir que los gatos inventaron la siesta. Son animales tranquilos y sigilosos que parece que nunca sienten estrés. Uno de los beneficios de tener un gato es sentir esa calma y tranquilidad que invita a dormitar con ellos en un mullido sofá. No está de más hacerlo, hay estudios que demuestran que una siesta de 20 minutos al día es más que beneficioso para la salud.


Como ves, son muchos los beneficios de tener gato. Disfruta de su compañía y ofrécele un cuidado natural y sano para que compartáis muchos años juntos.
 

Podría interesarte

¿Cómo enseñar a un gato a usar el arenero?

¿No sabes cómo conseguir que tu gato haga sus necesidades en su arenero? Es una situación más habitual de lo que crees. Esto suele suceder cuando un gato se está habituando al espacio y la rutina, o cuando todavía son pequeños. Para ayudarte en esta tarea a continuación te contamos algunos pasos y trucos para saber cómo enseñar a tu gato a usar el arenero.

Gatos en verano: cuidados específicos

¡A los gatos les encanta tumbarse al sol y disfrutar de su calor! En invierno, les fascina estar cerca del radiador y buscan cualquier rayo de sol para tumbarse calentitos. Pero, al igual que con otros seres vivos, como nosotros mismos, en verano hay que tener un especial cuidado. Los gatos son animales sensibles a las altas temperaturas y es por ello que debes cuidar pequeños detalles para su bienestar. ¿Quieres saber qué necesita tu gato en verano? Aquí te lo contamos.