El amor por los animales cambia el mundo

Gato

¿Te has preguntado alguna vez por qué quieres tanto a tu perro? ¿Te cuesta imaginar tu vida sin tu gato? Convivir con un animal es una experiencia que te cambia en muchos aspectos. Porque el amor por los animales cambia el mundo. En este artículo queremos hablarte sobre algunos de los beneficios de convivir con animales, así como algunas razones por las que tener un perro o un gato puede hacerte mejor persona y, por tanto, contribuyen a conseguir una sociedad más empática y responsable.

El amor por los animales, la felicidad y la empatía

Compartir tu vida con un animal aporta muchos beneficios. La relación que se establece con el perro o gato es bidireccional, cosa de la que a menudo no se es consciente. El amor por los animales es tan grande que acaban siendo uno más en la familia. Tanto, que ya no solo eres tú quien cuida de él, sino que tu perro o tu gato también te aporta mucho a ti.

Según el científico Edward O. Wilson todos los seres humanos sentimos una conexión innata con todo ser viviente, sea humano, animal o planta. Wilson desarrolló, en este sentido, la teoría de la biofilia y si tú vives con un perro o gato ya te habrás dado cuenta de que esta conexión sucede de forma espontánea.

El vínculo que se crea entre vosotros es tal que podemos hablar de cariño y amor por los animales. Y no es de extrañar, ya que cuando estamos con ellos nuestro cerebro se siente feliz: está segregando oxitocina, la llamada “hormona de la felicidad”, que hace que sintamos menos estrés y nos sintamos mejor.

Y es que, si hablamos de cariño y de animales, entra en escena un factor clave: el amor incondicional. Un animal no juzga a su dueño por sus habilidades, por su pasado o por su aspecto. Por ello, el vínculo que se crea es puro, en definitiva, incondicional. Sin obviar el hecho de que esta incondicionalidad otorga seguridad y estabilidad emocional.

Beneficios de tener un animal en casa

Tener una mascota hace que tu amor por los animales aumente día a día gracias a lo que vives junto a él y a todo lo que aprendes. Tu perro o tu gato hace que:

  • tu calidad de vida aumente, ya que el simple hecho de acariciarle hace que te desestreses y, por tanto, te sientes mejor, más tranquilo y relajado.
     
  • mejores tu salud, gracias a los paseos y a su rutina de ejercicio. Salir cada día a caminar previene enfermedades cardiovasculares y, a la vez, mejora el tono muscular y fortalece los huesos.
     
  • el simple hecho de tener que cuidarle, jugar con él, alimentarle, mantenerle activo… hace que también tú debas activarte.
     
  • te socialices, ya que puedes conocer gente nueva en el parque o en los lugares donde salgáis a pasear. Incluso puedes crear una “pandilla” con otras personas que tienen perro, en este caso.
     
  • te sientas mejor en casa, ya que juegas con ellos, te diviertes, les cuidas…
     
  • te relaciones con ellos de forma respetuosa, por lo que consigues aumentar tu empatía, tu responsabilidad, tu capacidad de cuidar un ser vivo
     
  • rías más. Y, como bien sabes, la risa es sinónimo de salud y de bienestar. Esto ocurre porque al reír disminuye la presión sanguínea, lo que te aleja de vivir episodios de estrés.
     

Todos estos puntos hacen que te sientas bien contigo mismo y también con las personas que viven a tu alrededor, ya que conseguirás mejorar tus niveles de empatía.

El hecho de que una mascota conviva con la família a diario, también puede ser un factor de unión o terapia familiar, así como también personal. Los animales son acompañantes que hacen que reconectar contigo mismo sea mucho más fácil gracias a la pureza y calma que transmiten.

Por eso, esto también hace que sea más fácil la convivencia familiar: el hecho de que todo el mundo sienta ese amor por el animal es un factor que une al resto. Además, también es un factor que diversión y amistad especial para los más pequeños, ¡y esta magia que generan con la mascota no se puede conseguir de ninguna otra manera!

El papel de los animales de terapia

Las terapias con animales son una herramienta que cada día se utiliza más en proyectos de ayuda a personas que sufren por soledad o depresión o que tienen trastornos o enfermedades crónicas. Sobre todo los perros, que son animales más sociables inicialmente, ayudan mucho y pueden ser unos grandes amigos de personas a quienes les cueste relacionarse o desarrollar comportamientos más cariñosos o empáticos.

A menudo sucede que el amor por los animales consigue ayudar a superar estas dificultades, y hace que estas personas hagan un avance muy notable cuando se encuentran cerca de estos animales.

Lo mismo ocurre con las personas mayores o que viven solas. Cuando estas personas están acompañadas de animales, cambia su rutina y, con ella, su humor. El amor por los animales de compañía crece aún más si cabe en estas situaciones en las que son de gran ayuda para no sentirse solos, y, a la vez, sentirse útiles y realizados.

La empatía, el buen humor, la responsabilidad… Son cualidades que podemos adquirir a nivel personal y que, a gran escala, contribuyen a generar una sociedad mejor, más pacífica y responsable de sus actos. Así, el amor por los animales es el primer escalón para crear un mundo en el que sus habitantes conviven en armonía y en un ambiente de respeto y colaboración mutua.
 

Podría interesarte

¿Cómo encontrar un gato perdido? ¡Sigue estos consejos!

Tu amigo no aparece por ningún sitio, y tú no sabes qué más puedes hacer. Si te encuentras en esta situación, tranquilo, porque te explicamos cómo encontrar un gato perdido.

¿Puede sobrevivir un gato recién nacido sin su madre?

Tu gatito es tan pequeño, parece tan indefenso y tan frágil, que es normal que tengas muchas dudas y te plantees si puede sobrevivir un gato recién nacido sin su madre. Conoce qué atenciones necesita un gato bebé.