¿Por qué mi gato corre como un loco por toda la casa?

Gato

La mayoría de los que viven o han vivido con un gato antes o después han presenciado a lo que parece ser un verdadero “ataque de locura”: sin motivo aparente el gato empieza a correr por toda casa, subirse a los muebles y jugar con lo que encuentra en su camino. Al cabo de pocos minutos el gato se relaja y vuelve a actuar como si nada. ¿Qué ha pasado?

Para entender el porqué de este extraño comportamiento hay que conocer mejor a los gatos y pensar en las diferencias entre lo que hacen cuando viven en libertad y cuando viven el interior de una vivienda.

Gatos en libertad

Cuando viven en libertad, los gatos dedican mucho tiempo y energías buscando presas: la media es de 3,5 horas al día dedicadas a la caza, pero con extremos que llegan a las 11 horas diarias. Cada salida de caza dura aproximadamente 30 minutos. En este tiempo los gatos adoptan diferentes estrategias de caza dependiendo del tipo de presa disponible. Si hay madrigueras de ratones, el gato se puede sentar y esperar que aparezca alguna presa para empezar la caza, mientras que en el caso de cazar pájaros es el acecho la estrategia principal. Y una vez que el gato empieza la caza son necesarios varios saltos antes de atrapar la presa.

Más allá del tiempo dedicado a la caza, los gatos que viven en libertad dedican aproximadamente entre 30 y 60 minutos diarios al desplazamiento  y pueden recorrer entre 1 y 2,5 kilómetros al día.

Toda esta actividad se realiza a lo largo de las 24 horas. De hecho, aunque los gatos se consideren cazadores crepusculares (es decir naturalmente más activos a última hora de la tarde y a primera hora de la mañana), la realidad es que los momentos dedicados a la caza, que también corresponden a los momentos de mayor actividad, son variables. Los gatos pueden sincronizar sus salidas de caza con la disponibilidad de presas y las pueden modificar también en función del clima: cuando hace mucho calor prefieren cazar de noche mientras que en épocas de frío concentran la caza durante el día. Además, en general son más activos en primavera y en verano que en otoño e invierno.

Gatos en el interior de una vivienda

A pesar de estar preparados para realizar cierto nivel de actividad cada día, los gatos que solo viven en el interior de una vivienda, llamados también gatos indoor, se convierten en animales sedentarios que se mueven poco, juegan poco, casi no cazan (con la excepción de algún insecto que entre por la ventana), y pasan la mayor parte del tiempo mirando a su alrededor, acicalándose o descansando. Según un estudio, los gatos de casa pasan el 3% de su tiempo, es decir unos tres cuartos de hora, de pie, el 3% caminando y solo el 0,2%, es decir menos de 3 minutos, realizando una actividad física intensa. La mayoría del tiempo lo dedican, por lo tanto, al descanso, al cual dedican unas 7,5 horas por la noche y otras 7,5 horas durante el día, eso sí cambiando el lugar de descanso. Los gatos llegan a utilizar una media de 5 sitios diferentes a la hora de descansar. De día sus preferencias son para los lugares levantados del suelo, los sofás y sitios de observación cerca de ventanas. De noche la mayoría prefiere descansar encima o dentro de una cama, mientras que las mantas son lugares muy buscados para descansar tanto de día como de noche.

Comparando estos dos estilos de vida, es fácil imaginar que cuando el gato ha estado inactivo la mayor parte del día pueda tener la necesidad de moverse y hacer ejercicio aunque solo se trate de ir corriendo por casa. Esto es lo que suele ocurrir sobre todo en los gatos jóvenes o en gatos adultos especialmente activos. De hecho el nivel de actividad no es igual en todos los gatos: un estudio realizado en Japón ha identificado el Abisinio, el Siamés y el Azul ruso entre las razas de gatos más activas.

Y aunque en libertad los gatos sean activos tanto de día como de noche, dependiendo de la disponibilidad de presas y de factores ambientales, cuando viven en un ambiente más estable, como dentro de casa, se hace más evidente su ritmo natural de actividad que prevé picos al atardecer y al amanecer. En estos momentos del día es máxima la motivación de los gatos de salir al exterior a explorar y cazar o buscar hembras en celo o a defender el territorio de otros gatos. En estos momentos, los gatos se vuelven más activos, y pueden vocalizar más, intentar jugar con cualquier individuo se mueva por casa, saltar encima de los muebles, tirar objetos al suelo, empezar a correr arriba y abajo por casa, etc.

Según una encuesta, casi el 2% de los gatos tiene un exceso de actividad, aunque dar salida a la energía que los gatos no han gastado durante el día no explica todos los casos. De hecho, puede haber causas totalmente diferentes detrás de un alto nivel de actividad de un gato, como por ejemplo el hipertiroidismo de algunos gatos de edad avanzada, problemas físicos asociados a dolor o incomodidad, problemas de piel que causan picor o hipersensibilidad, etc. Por esta razón, a no ser que se trate de gatos jóvenes que viven en un ambiente poco estimulante y que durante el día no han realizado suficiente actividad, siempre es recomendable pedir la valoración de un veterinario para asegurarnos que no estamos delante de un síntoma de un problema de salud.

¿Cómo estimular la actividad de un gato indoor?

 La clave consiste en crear un ambiente estimulante, adaptado a las necesidades de un gato. ¿Cómo conseguirlo?

  1. Por un lado, se puede crear un entorno más complejo, por ejemplo desarrollando la dimensión vertical de la casa, con estantes, postes para escalar o árboles para gatos. Además un estante cerca de una ventana puede representar un punto de observación que le permite mirar fuera y entretenerse con la vista del ambiente exterior. También, se pueden introducir escondites, como cajas de cartón, túneles, bolsas de papel sin asas para estimular su tendencia a explorar.
  2. Por otro lado, se tienen que crear ocasiones de juego solitario y con personas. Para que el gato juegue solo se pueden utilizar juguetes distribuidores de comida, esconderle por casa diferentes tipos de juguetes (posiblemente tamaño ratón y cubiertos de pelo y/o plumas), realizar una rotación de juguetes para evitar que pierda interés en ellos e incluso recurrir a juguetes automáticos con tanto de motor y temporizador. Para el juego social, lo ideal es organizar sesiones para jugar cada día con el gato. No tienen que ser sesiones especialmente largas (los gatos se cansan al cabo de pocos minutos) pero sí deberían ser regulares.
  3. Satisfacer la necesidad del gato de cazar y de explorar su ambiente aumentará la probabilidad de que el gato descanse a última hora de la tarde y a primera hora de la mañana en lugar de empezar a correr arriba y abajo.

Podría interesarte

Las razas de perros más inteligentes

A menudo se escuchan preguntas sobre quién es el perro más inteligente o la raza más lista.

Cómo saber si mi gato tiene frío

Aunque su tupido manto nos haga pensar de que el frío no les afecta, la realidad es que los gatos pueden tener frío y, en situaciones climáticas adversas, pueden incluso sufrir hipotermia y congela