LA NATURALEZA ALGO INCOMPRENDIDA DEL GATO

Gato

Del gato se ha dicho de todo, que es arisco y  poco sociable… Pero nada más lejos de la realidad. Todo es fruto de nuestro desconocimiento o mala interpretación de las señales. Es un ser peculiar, a menudo incomprendido, pero lo que en el fondo esconde esa forma de ser que nos trae de cabeza, pero nos encanta, es una fuerte y definida personalidad.

Esta imagen  que se tiene de los gatos muchas veces viene por la (in)evitable comparación con el perro. Pero no hay símil posible. Son dos seres diferentes y no se pueden equiparar.

El gato no es arisco, es precavido. Y cariñoso.

El gato salvaje caza en solitario y a la vez puede ser cazado por otras especies mayores, por ello debe siempre asegurarse de que controla el territorio y de que no hay peligros antes de actuar. Por ello, prefiere observar desde un rincón antes de acercarse, investigar y asegurarse de que no hay peligro alguno. Ahora bien, una vez se haya roto esa barrera, puede ser el animal más cariñoso que hayas conocido. Eso sí, siempre según sus reglas. Reclamará atenciones y mimos con su característico ronroneo, pero será él (y no tú) quien decida cuándo los quiere.

 

El gato también es social.

A menudo se dice que el gato no es sociable. Pero eso no es cierto.  Es decir, no son gregarios pero pueden crear fuertes vínculos afectivos con otros gatos y con los humanos.
La domesticación del gato también seleccionó animales tolerantes con otros gatos y con los humanos, favorecida por un entorno en el que la comida no era escasa, el gato se ha ido acostumbrando a compartir su territorio con otros gatos y con los humanos, disfrutando también de esta relación.

Es importante que la socialización o relación con personas y otros gatos empiece durante las primeras 8 semanas de vida para conseguir un gato que disfrute de la relación el resto de su vida. Aunque aún encontramos diferencias genéticas en el temperamento ya que no todos los gatos presentan la misma tolerancia social.

El gato es independiente, pero no solitario

Un gato es autosuficiente y socialmente flexible,  puede estar a gusto solo en casa sin nosotros pero disfruta de la compañía de su dueño. En general, el propietario debe permitir que sea el gato quien decide el grado de interacción que quiere con las personas con quien convive.

Debemos comprender que compartimos el territorio con ellos y por tanto el respeto mutuo es la base de la buena relación.

Podría interesarte

Comportamiento de caza y alimentación en gatos

Los gatos son carnívoros por naturaleza y sus ancestros salvajes eran expertos cazadores en solitario.

Viajar en coche con un gato

Antes de viajar en coche con tu gato te damos algunas recomendaciones que debes planificar.