LA SOCIABILIDAD DE LOS PERROS

Perro

El perro es un animal social que disfruta de relacionarse. Sus ancestros, los lobos son animales que cazan presas grandes en grupo y que generalmente viven en grupos más o menos estables. Por ello son animales que pueden colaborar entre ellos y para eso se observan y sincronizan sus acciones.

Con esta base, y tras una historia de convivencia más o menos cercana con los humanos, ambos se adaptaron a cooperar juntos, a entenderse y a disfrutar en la relación mutúa. Sin este instinto, la convivencia hubiera sido muy diferente.

Para ilustrar la importancia de la asociación natural entre poblaciones de animales sociales, nos remitimos al estudio que, en los años 50 del siglo pasado, llevó a cabo el genetista ruso Dmitry Belyaev. Dicho estudio puso de manifiesto que los lobos no fueron manipulados por el hombre en el proceso de domesticación, sino que fue un proceso de autoselección en el que los ejemplares más dóciles y curiosos se acercaron por voluntad propia a otra especie, en este caso, la humana, de la misma forma que los humanos probablemente reprodujeron aquellos animales más dóciles, perpetuando entonces esta característica.

Belyaev llevó a cabo su investigación con zorros plateados, eligiendo los más dóciles y sociables de cada camada. Así se consiguieron zorros cada vez más sociables y, sorprendentemente, con un rasgos más feminizados y juveniles, como ocurre con el aspecto del perro en relación al del lobo.

Disfrutando de la compañía

Actualmente el perro, con esta evolución tan social, lo que necesita es estar en compañía, y principalmente y tras este proceso de domesticación, prefiere la compañía humana. Los hay que son más sociales con otros perros, pero “esto con la edad se diluye”, apunta Victoria Coll, diplomada en etología por “les Ecoles Veterinaires Françaises”. La experta confirma que no es lo mismo un cachorro que busca el juego con otros perros, que un animal adulto, que “no tiene una necesidad imperiosa de crear nuevos vínculos con ellos”. De hecho, comenta: “uno de los mayores problemas que tenemos actualmente los etólogos es la mala socialización (o la falta de ella) entre individuos de su misma especie”. Por eso, hoy en día, hablar del instinto gregario del perro no supone tanto la socialización con su especie, sino mucho más su relación con los humanos.

Y es muy sencillo. Lo que quiere un perro es estar contigo. Vivir contigo y hacer cosas juntos. Así es feliz. Tú y tu familia sois ahora su manada.

Podría interesarte

¿Cuánta agua necesitan los perros al día?

Muchos perros parecen beber mucha agua al día. Las células y los órganos de su cuerpo contienen un 70% de agua, lo que la convierte en su principal componente.

¿Cómo afectan las altas temperaturas a los perros hasta llegar a provocarles un golpe de calor?

La temperatura de los perros aumenta con más facilidad que la nuestra y esto puede provocarle un golpe de calor (hipertermia).