¿Por qué aúllan los perros?

Perro

La mayoría de la gente suele asociar el sonido del aullido con los lobos, antepasados del perro doméstico. El aullido es uno de los sonidos que los lobos emiten con más frecuencia y está estrechamente asociado a ellos, incluso en el ámbito del folclore.

Cada lobo tiene su propio aullido, un sonido que es único y que, por lo tanto, le permite ser identificado a través de su llamada. Los lobos utilizan sus aullidos al menos de cuatro formas distintas para ofrecer diferentes tipos de información:

  • Los aullidos pueden delimitar el territorio de la manada ante otros lobos; por ejemplo, los lobos aúllan más en los límites de su territorio.
  • El aullido de un solo lobo puede indicar su ubicación.
  • Los aullidos pueden convocar a la manada y mantenerla unida.
  • Los aullidos ayudan a machos y a hembras a encontrarse para el apareamiento.

Además, también pueden emitir un ladrido suave, a veces incluso como un gruñido, y sus cachorros pueden gimotear.

Sin embargo, los lobos cuentan con un repertorio de llamadas y sonidos mucho más limitado que el de los perros que han desarrollado una variedad de sonidos más amplia y que, además, pueden ser más ruidosos. El sonido más representativo de los perros es, sin duda, el ladrido. Antiguamente los perros cumplían una importante misión de vigilancia y este sonido es fruto de un instinto que ha pervivido en el tiempo.

En cuanto al aullido, los perros acostumbran a aullar menos que los lobos, de hecho algunos perros nunca lo hacen, y su aullido suele ser mucho más suave y menos intenso que el de los lobos. En algunos casos, los dueños de los perros pueden percibir el aullido como un problema, quizás porque lo asocian con los lobos y saben el miedo que estos pueden provocar a algunas personas. Sin embargo, aullar es un comportamiento normal en los perros.

En general, cuando un perro aúlla, suele ser por situaciones similares a las que llevan a los lobos a aullar:

  • Para llamar a su dueño o a otros perros; hay perros que aúllan, por ejemplo, cuando su dueño viene a casa o cuando oye a otros perros en los alrededores.
  • Un perro que se queda solo en casa puede aullar para llamar la atención o para expresar ansiedad. A menudo, el aullido viene acompañado de otros comportamientos, como morder cosas o pasearse sin rumbo fijo, lo que indica ansiedad por la separación de su dueño.
  • También es un sonido de advertencia, por ejemplo, cuando un perro se siente amenazado por otro perro o una persona que invade su territorio.
  • Algunos perros de caza aúllan para avisar a su dueño o a otros perros de que ha encontrado una presa.
  • Los perros también pueden aullar cuando están heridos.
  • Algunos perros aúllan como respuesta al aullido de otros perros, lo que parece ser un comportamiento que pretende crear lazos para formar una manada.
  • Algunos perros aúllan solo como respuesta a determinados sonidos fuertes, como cuando escuchan las sirenas de una ambulancia o de la policía. No es seguro, pero esto podría tratarse de una respuesta instintiva, aunque dirigida por error a las sirenas, como si intentara formar parte de ese grupo que emite esos sonidos.
  • Parece ser que muchos perros aúllan por la noche. Esto puede deberse a que hay mucho menos ruido de fondo, de modo que les resulta más fácil oír un sonido que les haga aullar; además, por la noche su aullido se escuchará a mayor distancia.

Hay razas de perro que aúllan más que otras; entre las que aúllan se encuentran, por ejemplo, razas de perros grandes como los Alaskan Malamutes y los Huskies Siberianos. En otras razas de perro más pequeño, como los Beagles y los Dachsunds, se ha constatado también cierta tendencia a aullar.

Es cierto que muchos perros nunca aúllan y que para algunos puede ser considerado como un problema, sin embargo este es un comportamiento natural para ellos. Se trata de una prueba que nos recuerda la rica herencia de nuestros perros domésticos que se manifiesta a través de uno de sus instintos salvajes.

Podría interesarte

¿Cuánta agua necesitan los perros al día?

Muchos perros parecen beber mucha agua al día. Las células y los órganos de su cuerpo contienen un 70% de agua, lo que la convierte en su principal componente.

¿Cómo afectan las altas temperaturas a los perros hasta llegar a provocarles un golpe de calor?

La temperatura de los perros aumenta con más facilidad que la nuestra y esto puede provocarle un golpe de calor (hipertermia).