¿Por qué los gatos mueven la cola?

Gato

La cola de los  gatos y sus movimientos es tan importante que en la antigüedad los griegos llegaron a llamarlos “ailourus” que literalmente quiere decir “cola en movimiento”.

Su control sobre la cola no es exactamente igual que el que tienen sobre el resto de sus extremidades. Muchas de las veces la mueven de forma voluntaria, como lo harían con el resto de sus músculos; pero en otras ocasiones pueden hacerlo de forma refleja e instintiva, sin ser conscientes de cómo lo hacen. En cualquier caso, hay tres principales motivos por los que los gatos pueden mover su cola.

Para mantener el equilibrio.

Aunque su posición y movimiento puedan resultar útiles en cualquier desplazamiento, la cola es especialmente importante para evitar caídas cuando el gato camina encima de superficies estrechas e inestables. Un movimiento brusco de la superficie donde el gato camina produce un movimiento repentino de la cola en la dirección opuesta. De esta manera el cuerpo del gato se vuelve a equilibrar y se mantiene de pie.

En los conflictos emocionales.

Cuando el gato se encuentra en un conflicto emocional y está indeciso entre dos comportamientos opuestos e incompatibles, es frecuente observar cómo mueve la cola hasta que toma una decisión. Así pues un gato que quiere salir al jardín pero se da cuenta de que llueve se puede encontrar en un conflicto: ¿Salir y mojarse o quedarse en casa seco y seguro? Cuando se haya decidido, el gato se aventurará en la lluvia o volverá al sofá, y una vez superado el momento de duda, la cola dejará de moverse.

Para comunicar.

Gracias a los movimientos de su cola, los gatos pueden transmitir sus intenciones amistosas o defensivas, hasta el punto en que, incluso cuando el gato no es consciente de cómo la está moviendo, la cola acaba siendo un indicador fiable del estado emocional del gato y de sus intenciones. Este tipo de movimiento, aunque es también instintivo, ha ido evolucionando con la domesticación de los gatos, potenciando especialmente los gestos que denotan afecto o amistad.

Cuando la cola se usa para comunicar, los aspectos claves que ayudan a decodificar los mensajes de la cola son su posición, forma y movimiento y el aspecto del pelo que la recubre.

  • Una cola hacia arriba: Una cola vertical en un gato que se acerca con la parte trasera del cuerpo levantada es un saludo. A menudo levantan la cola cuando la persona vuelve a casa o para saludar a otros animales de la casa con los que tienen una buena relación. De hecho es el típico saludo que los gatitos dedican a su madre. Adoptando esta postura, los gatitos no sólo realizan un ritual de saludo, sino que exponen su parte trasera para que la madre la explore o la limpie. 

Levantar la cola a menudo se asocia con otras señales corporales que confirman las intenciones amistosas del gato: el gato puede frotar cabeza y cuerpo contra el otro individuo y utilizar la cola para dar un “abrazo amistoso”. Los sonidos que acompañan estos mensajes corporales suelen ser chirridos, ronroneos y maullidos suaves.

  • Una cola hacia abajo: Un gato asustado puede bajar la cola y pegarla al cuerpo o ponerla entre las piernas. En este caso, la cola puede estar erizada y con la musculatura tensa. Sin embargo una cola con porte relajado y hacia abajo sugiere que el gato está tranquilo.
  • Una cola en movimiento: Un sacudida repentina, rápida y enérgica de la cola, de lado a lado o contra el suelo puede indicar un estado de irritación y es un aviso de que el gato podría mostrarse arisco. Si el movimiento de la cola es más leve, lento o suave, no tiene el mismo sentido y podría simplemente indicar que el gato está concentrado en algo que atrae su atención o está indeciso.

 

Los gatos sin cola.

Aunque estamos en lo cierto cuando nos fijamos en la cola del gato para averiguar sus intenciones y emociones, no hay que olvidar que los gatos usan todo el cuerpo para comunicarse y las señales de la cola siempre tienen que interpretarse junto a los otros mensajes. La atención al resto de señales corporales más allá del rabo llega a ser fundamental para entender a los gatos que no tienen cola. Es el caso de los gatos de raza Manx, Cymric, Bobtail japonés y americano o el Pixie-bob, que nacen sin cola o con colas más cortas de lo normal.

La cola y sus “expresiones” juegan un papel importante en la comunicación entre gatos y entre gatos y personas. La próxima vez que mires a un gato fíjate en ella, pero sin olvidarte del resto de señales corporales: el cuadro general te ayudará a entender las emociones e intenciones del gato.

Podría interesarte

Comportamiento de caza y alimentación en gatos

Los gatos son carnívoros por naturaleza y sus ancestros salvajes eran expertos cazadores en solitario.

Viajar en coche con un gato

Antes de viajar en coche con tu gato te damos algunas recomendaciones que debes planificar.