MANUAL PRÁCTICO PARA VIAJAR CON GATOS: TODO LO QUE NECESITAS SABER

Gato

En este manual rápido para viajar con gatos te facilitamos consejos prácticos teniendo en cuenta el tipo de transporte y las características de tu mascota

¿QUÉ NECESITO SABER PARA PLANIFICAR MI VIAJE?

  • Microchip: nunca viajes con tu gato sin microchip. Si aún no lo tiene, es el momento idóneo para visitar al veterinario. 

  • Transportin: debe ser duro, amplio, homologado, cómodo y con ventilación. Tu gato debe poder tumbarse y darse la vuelta con facilidad. Si el viaje es muy largo, intenta llevar un transportin aún más grande. 

  • Comida: intenta que no coma en horas previas al viaje para evitar posibles molestias de estómago. 

  • Agua fresca: nunca olvides llevar agua fresca junto con un recipiente para hidratar a tu gato

  • Sábana: algunos gatos agradecen la oscuridad, incluye una sábana o tela fresca para cubrir el transportín.  

  • Alfombras absorbentes: en caso de que tu gato tenga que hacer las necesidades dentro del transportín, si lo puedes evitar, mejor. 

  • Feromonas gatunas: se pueden adquirir un un comercio especializado en formato de spray. Rociar el transportín con estas feromonas pueden ayudar a la relajación de tu gato durante el trayecto. 

  • Juguete: introduce en el transportín ese juguete o mantita al que tu gato tiene tanto cariño para hacer su viaje más ameno. 

  • Sedante suave: si nos queda un largo viaje por delante y sabemos que nuestro gato sufre mucho con estos cambios, una opción que debe ser recomendada por un veterinario sería optar por algún tipo de sedante suave que permita a nuestro gato descansar plácidamente. 

  • Paradas: siempre y cuando el tipo de transporte lo permite, planificar paradas para el descanso y bienestar de ambos.

 

¿QUÉ NECESITO SABER DEPENDIENTE DEL TIPO DE TRANSPORTE?

  • Coche: buena elección para poder hacer paradas y descansar. En caso de viajar en coche con tu gato, el transportín debe de ir en la parte de atrás en el suelo. Si prefieres que tu gato vaya con más libertad, debe ir atado al cinturón de seguridad mediante un arnés homologado y no un collar. Siempre en la parte de atrás. 

  • Autobús: es uno de los medios menos recomendados para viajar con gato. Está muy restringido y sólo permite que nuestro gato vaya en la bodega con el resto del equipaje. Son pocas las compañías que tienen otros espacios habilitados para nuestras mascotas y se han de reservar con antelación. 

  • Tren: es frecuente ver transportines con gatos dentro de los vagones. Es una opción viable para viajar con nuestro gato, cómoda y segura. A la hora de elegir el asiento intenta alejarte de zonas concurridas como los baños o cafetería.

  • Avión: en caso de viajar por aire, lo primero que hay que hacer es llamar a la compañía para conocer sus reglas y evitar que el gato viaje en la bodega del avión. En segundo lugar, tener en cuenta el destino. Hay países que por ejemplo exigen días de cuarentena antes de recibirnos con nuestro gato. Por tanto, es el medio que mayor planificación requiere para evitar posibles sorpresas. 

  • Barco: al igual que por aire, el mar también pone sus condiciones dependiendo de la compañía. No suelen ser tan estrictos como las aéreas y seguramente te permitan llevar a tu gato junto con su transportin.

Siempre nos quedará la opción de usar una compañía de transporte para viajar con gatos, aunque es un opción poco recomendable debido a la ausencia de nuestra compañía. Esta experiencia puede llegar a ser bastante traumática para nuestro gato. En caso de tener que acudir a ella, debes de tener en cuenta todos los consejos mencionados en este manual práctico para viajar con gatos.

Podría interesarte

10 COSAS QUE CONSIDERAR ANTES DE ADOPTAR UN GATITO

Responsabilidad y tiempo son las dos primeras cosas que debes de considerar antes de adoptar un gatito. A partir de aquí, si eres amante de los animales, este nuevo miembro de tu familia te traerá muchos momentos de felicidad y experiencias que compartir.

GUÍA PRÁCTICA PARA EL CUIDADO DE GATOS

A la hora de elegir una mascota, solemos pensar que una de las ventajas de tener un gato es su independencia. Es cierto que estos animales pueden ser más independientes que otros, pero es un error pensar que los gatos no necesitan cuidados y atención.