Viajar en coche con un gato

Educación
Gato

Antes de viajar en coche con tu gato te damos algunas recomendaciones que debes planificar. A la mayoría de los gatos no les gusta viajar en coche y puede resultarles una experiencia estresante, de modo que asegúrate de hacerles el viaje lo más cómodo posible.

 

Psicología felina básica y trayectos en coche

Ten siempre en cuenta el comportamiento de tu gato, qué piensa y cómo puede reaccionar.  La mayoría de los gatos se ponen nerviosos en situaciones nuevas ya que les gusta la rutina y tomar sus propias decisiones. Son territoriales y se sienten seguros en lo que ellos consideran sus dominios. Generalmente se estresan al viajar y suelen mostrarlo permaneciendo inmóviles, intentando huir y evitando meterse en el transportín o, en ocasiones, emitiendo sonidos de angustia durante el trayecto.  Intenta hablarle a tu gato durante el trayecto ya que esto podría infundirle algo de seguridad. Aunque a los gatos no les guste viajar en coche, existen maneras de hacerles la experiencia más fácil y cómoda. Empieza cuando sea pequeño, acostumbrando a tu gato a ir en el transportín y a hacer trayectos cortos, así, en el futuro, los viajes de larga distancia le resultarán menos estresantes.

Además de ser territoriales, la mayoría de los gatos se ponen nerviosos con los movimientos del vehículo y los ruidos fuertes como los del motor, pero con el tiempo se acostumbrarán.  Tu mascota necesita beber, comer, orinar y defecar, de modo que deberás asegurarte de que tiene la oportunidad de hacerlo durante un viaje largo.  

Primer viaje en coche

El gato debe ir dentro de un transportín especial para gatos. La jaula o transportín debe ser lo suficientemente pequeña como para restringir la mayoría de movimientos, pero lo bastante grande como para que el gato pueda darse la vuelta, ponerse completamente de pie o estirarse. Deja que el gato se acostumbre a estar dentro del transportín antes de usarlo para viajar la primera vez. Coloca algo blando, como un cojín o una manta, para que el gato se tumbe encima.  Una manta que ya haya usado tendrá un olor familiar que puede ayudar a reducir sus niveles de estrés durante el viaje.

Identificación

Asegúrate de que tu gato lleva una placa y un collar de identificación, incluso aunque tenga puesto el microchip. Si se pierde lejos de casa, es fundamental que quien lo encuentre pueda leer fácilmente su identidad.

Seguridad en el coche

Es peligroso que el gato pueda interferir en la conducción al viajar, por ejemplo, metiéndose entre los pedales o distrayéndote. Además, en caso de accidente, un gato que no esté sujeto puede resultar gravemente herido.  Para minimizar el daño en caso de accidente, asegúrate de que el transportín está bien sujeto con cinturones de seguridad u otros objetos, o colócalo en el suelo detrás de los asientos delanteros.

Manta y trapo

Resulta útil que lleves contigo una manta y un trapo cuando viajes en coche con tu gato.  Puedes usar una manta extra para mantener a tu gato calentito y cómodo, o incluso para cubrir el transportín, si tu gato se siente más tranquilo a oscuras. El trapo puedes usarlo para limpiar cualquier estropicio que haya podido hacer.

Planificar viajes largos

Planifica siempre algunas cosas para tu gato antes de un viaje largo.  Algunas sugerencias:

  • Juega con tu gato o haz que haga ejercicio antes de meterlo en el transportín del coche.
  • Evita darle de comer al gato inmediatamente antes de salir.
  • Coge agua, comida y cuencos para el viaje. Ofrécele agua cuando paréis a descansar.
  • Lleva un arenero y arena si vais a pasar la noche fuera.
  • Coge bolsas para desechar los excrementos.
  • Coge algunos juguetes y premios.
  • Planifica las paradas con antelación si el viaje es muy largo.
  • Compra un arnés para gatos y una correa para que haga ejercicio. Practicad con el arnés y la correa en casa antes de iniciar el viaje.

La llegada

A los gatos no les gustan los viajes, pero suelen volver a la normalidad poco después de llegar a su destino, especialmente si sus dueños les dan algo de cariño.  Al llegar a vuestro destino, mantén al gato dentro de casa. Si lo dejas salir demasiado pronto en un lugar desconocido, es muy probable que se pierda o se escape. Déjalo salir solo cuando tengas la certeza de que el gato está a gusto, establecido y familiarizado con su entorno.

Golpes de calor

Es peligroso dejar al gato dentro un coche caliente durante más de cinco minutos. Si necesitas un descanso, aparca a la sombra si es posible, deja las ventanas ligeramente abiertas para que circule el aire y cierra el coche. Recuerda ofrecerle agua regularmente.

Mareos y sedación

Al igual que los humanos, algunos gatos se marean en el coche.  Si te preocupa que tu gato se maree, consulta con un veterinario, que le recetará algún medicamento para evitar el mareo.

Algunos de los consejos y cuidados pueden coincidir entre diferentes mascotas, sin embargo si tienes un perro te recomendamos mirar nuestro artículo específico para viajar con perros en el coche.

Dr. Peter Messent

10 de mayo de 2017

Podría interesarte

¿Cómo afectan las altas temperaturas a los perros hasta llegar a provocarles un golpe de calor?

La temperatura de los perros aumenta con más facilidad que la nuestra y esto puede provocarle un golpe de calor (hipertermia).

Viajar en coche con tu perro

Antes de viajar en coche con tu perro es importante tomar en cuenta ciertas recomendaciones y consejos.